La vida en risa

por el 15/04/13 at 9:03 am

352– ¡A mí que me cocinen!

– ¿Cómo así?

– No quiero que me metan en un hoyo. Me asusta.

Esta conversación la escuché el otro día en una mesa contigua a la mía en un restaurante.

Al rato escuché la palabra cremación y no pude aguantar la risa.

Sé de la historia de una señora que murió en los países y que pidió a sus hijos antes de morir que la cremaran y la trajeran a La Vega y la llevaran al Santo Cerro. Ocurre que ninguno de los hijos pudo hacerlo y, en lo que organizaban el viaje, pusieron las cenizas en su mecedora, donde ella cada noche se sentaba y veía su telenovela favorita. Eso duró casi dos años, hasta que un día una nieta cansada de ver telenovelas con la abuela pulverizada se montó en un avión y la traslado a su Vega querida. Otra historia de cenizas es la de un señor de lo más prestigioso, capitaleño, enamorado de su mar Caribe, hizo que su hijo regresara al país con sus restos. El joven organizó todo un ritual frente al mar en el Malecón una bella tarde de otoño. Los familiares y sus amigos más íntimos se congregaron frente al obelisco y, luego de pronunciadas las palabras de rigor, una que otra oración, derramar algunas lagrimas, recitar el poema de Pedro Mir Hay un país en el mundo, enterito, se procedió a tirar las cenizas, pero el viento -que no había sido invitado a este evento- sopló ingenuamente en vía contraria y las cenizas, en lugar de caer al mar, cubrieron por completo al hijo y a sus invitados. El hijo en asombro abrió la boca y escupió ceniza por buen rato. Un amigo íntimo se llevó al padre en los cabellos y su novia, todavía al otro día del ritual, recordaba el momento sacudiendo su ropa con el pobre don Alberto y una vecina acabó con conjuntivitis.

Esto de las cenizas y ese toque poético de cumplir el deseo de los que se van hay que pensarlo muy bien. Me cuentan que en la aduana de Puerto Plata unas cenizas se extraviaron y uno de los aduaneros pensó que era un reconstituyente y, como nadie había ido a reclamar el pote, se tomaba cada día una cucharadita bien disuelta en agua. El aduanero decía a sus amigos que esa medicina era buenísima, que era afrodisíaca y le había devuelto la vida. Un día se presentaron los deudos y cuando identificaron el pote vacío el aduanero por poco se muere. Doña Panchita hace rato que descansaba en paz en sus intestinos.

Todo lo que he contado es verdad. La vida hay que tomársela a risa, no hay de otra.

12 Responses to “La vida en risa”

  1. Eunice

    Abr 15th, 2013

    jajajajajja que chulo un dia con tanta risa, me encanto el ultimo un reconstituyente.

  2. Manuel

    Abr 19th, 2013

    Excelente!… en verdad me reí mucho leyendo esto!

  3. Isis Sáanchez

    Abr 19th, 2013

    Jajajaja, me encantó, sobre todo el que trataron de tirar al mar en el Malecon. Por imitar otras culturas. Muy bueno, como siempre.

  4. Mauricio Garcia

    Abr 19th, 2013

    Como siempre Don Freddy, sin desperdicios. Me encantan sus escritos. Que Dios me le de mucha salud ( y alguito mas que no caen mal ) 🙂 Saludos.

  5. santos

    Abr 19th, 2013

    eso esta buenisimo lo del reconstituyente, lo voy a compartir con mis amigos de tweeter….http://tapegaotours.com/lo-que-usted-deberia-saber/

  6. humberto

    Abr 20th, 2013

    por dios don freddy casi me muero de la risa

  7. Raúl Marte

    Abr 23rd, 2013

    Historias para reírse; muy simples y sana.

    El chiste no tiene que ser, necesariamente, vulgar para que cause risa.

    El último me encanto.

  8. Kanela

    Abr 25th, 2013

    Dios mio, yo que quiero que me cremen. Sufro de claustrofobia……….. No quiero pensar en eso. Mi deseo es que mis cenizas la esparzan en la playa del pueblo. Soy de ” Pedernales “.Cuando le digo esto a mi madre dice ; mira muchacha, mientras yo este viva un hijo mio no lo queman!!!.

  9. andres lugo

    May 10th, 2013

    Una vez unos amigos se le murió su abuela, vivían en la florida pero la abuela era de connecticut, ella pidió descansar en su ciudad natal. Se fueron en carro atravesando varios estados, en una parada de carretera se desmontaron a comer dejando las cenizas en el baul del carro. que paso? el carro se lo robaron y jamas lo encontraron y aun no saben donde la abuela descansa.

  10. MAXIMO CIPRIAN

    May 10th, 2013

    Realmte la risa fue intensa con el “reconstituyente”

  11. Natty gonzalez

    Jun 22nd, 2013

    no me pierdo ninguna de sus publicaciones de hecho esta la guarde y la he leido muchas veces!! es una realidad de alguna manera creo que todos hemos pasado por alguna de estas situaciones.

  12. Franc

    Jul 9th, 2014

    Increíble, don Freddy, muchas gracias, de paso he terminado riendo al leer estas anécdotas…

    Saludos

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud