Mi vida en el cine

por el 10/10/13 at 7:33 pm

imageDesde muy niño soñé con ser actor de cine. Hollywood era mi Meca, el lugar donde llegaría un día convertido en un astro que encantaría al público dominicano. Siendo niño, un compañero de clases cuyo padre tenía una camarita de 16 milímetros, conociendo mi pasión secreta, me invitó a filmar unas escenas donde yo hacía de vaquero que moría en una escena acribillado. Me salía muy bien eso de muerto, podía aguantar la respiración por largo rato y, para darle más realismo, viraba los ojos dramáticamente (esto lo ensayaba cuando nadie me veía frente a un espejo en el baño). Según mi amigo, él le daría a su papá esa filmación, y su papá –que supuestamente tenía conexiones con el mundo del cine–, quizás me conseguiría algún papel en una película. Me pasé toda la mañana del sábado brincando una cerca y la filmación terminó cuando, tratando de ser lo más realista posible, me fracturé un brazo y quien filmaba salió corriendo dejándome tendido en el suelo. Luego me enteré que, durante todo el día, el amigo jamás puso rollo y todo fue una broma que yo recordaría durante todo un mes con mi brazo enyesado.

Han pasado los años, ya casi llego a los 70, y recibo una llamada de José María Cabral.
–Don Freddy, lo necesito.
José María es un joven cineasta de mucho talento que ya ha probado que puede hacer cine.
–Diga usted –contesto muy dispuesto.
–Tengo su papel en mi próxima película, dígame que sí.
–Pero si te he estado esperando 70 años.
Estoy en el estudio, dos niñas muy lindas intentan vestirme, prueba de vestuario, ninguna camisa me cierra, tampoco el saco, el pantalón me aprieta, solo los zapatos me quedan bien. Media hora de pruebas y salgo al set.
Me dan las indicaciones de lugar y, claro, tantos años esperando, me equivoco 589 veces hasta que el director, muy paciente, queda más o menos convencido. Si la escena no la cortan, tendré 9 segundos de inmortalidad en ‘Arrobá’. Regreso a mi casa y espero recibir mi Oscar en cualquier momento. Jamás había sudado tanto. Ahora comprendo lo que cobra Brad Pitt.
Suena el teléfono. Otro director dominicano me pide que trabaje en su película, no puedo creerlo.
Me envían el guión y lo primero que descubro es que en la mayor parte de mis escenas estoy sumergido en un jacuzzi desnudo con una exorbitante mujer a la cual le triplico la edad. Llamo al director y le pregunto si me ha visto bien.
–¿Seguro?
–Claro –me dice.
–¿Y has visto bien mi barriga?
–Claro –repite–. Y pienso, sin poder aguantarme la risa, lo ridículo que sería contemplar a un viejo en pelotas en una escena de amor. El director sigue insistiendo y cada vez que lo dice voy al espejo y me contemplo. Ofrézcome, los efectos de los años son devastadores. Me río sin parar de imaginarme un primer plano de mi barriga y de los otros atributos que la acompañan. Me ha dado un hipo tremendo, mi amor por el cine no llega tan lejos. Mi vida de estrella acaba de estrellarse.

13 Responses to “Mi vida en el cine”

  1. Elio Veras

    Oct 11th, 2013

    Wow don Freddy!! Que manera más amena y simpatica usted tiene de contar su historia. Que Dios lo siga bendiciendo mucho!!

  2. Máximo H. Ciprián

    Oct 11th, 2013

    Jajajajaj Cuanta risa Don Freddy con ese “Ofrézcome…” Así es la vida, desde niños queremos hacer algo y la vida va pasando y ese algo no parece ser posible sin emabargo, basta con nunca dejar de quererlo, en algún momento llegará.

    Saludos,

  3. Hasby

    Oct 12th, 2013

    Como diría un amigo…te quedó Niiiitido.

    Abrazos

  4. Jonatha Mendez F.

    Oct 12th, 2013

    Me encanta leer sus historias… lo admiro y espero algun dia poder estrechar su mano contra la mia, tomarme una foto con usted y pedirle un autografo.

  5. Vicky

    Oct 12th, 2013

    Por eso es que. Freddy es mi escritor favorito! Espero sus escritos cada 15 días!!

  6. Ernesto J. Cruz

    Oct 16th, 2013

    Saludos …
    … gracias por el regalo de la historia, no todos los que escriben pueden lograr transportarnos a la intimidad de su proyecciones mentales.
    se imagina mi risa al imaginarme junto al espejo curioseando su barriga.
    Bendiciones Don Freddy.

  7. Kiki

    Oct 16th, 2013

    Cuanto me he reido, Dios todo poderoso! Puedo decirle con toda franqueza que me encanta su columna y disfruto cada historia. Bendiciones para usted desde una fiel lectora desde un lugar lejano.

  8. Carmen Brunilda Blanco Genao

    Nov 1st, 2013

    Don Freddy: Aunque no vivo en el pais, siempre leo la revista y busco su columna. Me encantan sus escritos, son amenos y divertidos. Yo tambien me gustaria actuar ; esta su historia me ha dado esperanzas en que alguien algun dia ante de partir de esta tierra, pueda actua aunque sea en papel pequeño, aunque el tiempo haya pasado y ya no me vea tan joven.
    . Un saludo para usted.

  9. Marlene

    Nov 2nd, 2013

    Ja Ja Ja. No aguanto la risa. Nada más efectivo para botar el estrés que esta columna! (El amigo de la infancia que le hizo la broma es un verdadero amigo).

  10. Martin Nunez

    Nov 16th, 2013

    Me siento muy bien al leer su columna. La forma en que lo haces es genial.FELICIDADES POR TANTO INGENIO!!!!!!

  11. Marin Ortiz

    Nov 30th, 2013

    don Freddy!! lo admiro, es la mejor forma de contar el dia a dia de cada uno de nosotros!!! mi admiracion para usted!!

  12. Rosanna Rodríguez

    Dic 11th, 2013

    Simplemente me encantan, me fascinan como usted, don Freddy, narra sus vivencias…!!!!! aún continúo riendo.

    Mis respetos!

  13. frederick01

    Ene 2nd, 2014

    jajajaja… a mi me paso algo parecido cuando me llamaron al casting para protagonizar “Cristo Rey” y vi que tenia una escena donde aparecía desnudo con la chica, soy negro, y me puse de todos los colores cuando me contaron de la escena!!!

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud