La Habana es un poema

por el 14/09/14 at 12:00 am

La Habana efreddy423_lahabanas un misterio. Cada vez que la visito, descaradamente, me muestra una nueva faceta de su vida. La Habana es un poema, me hace poeta cuando la recorro. La Habana es un encuentro y, a pesar de sus rasgadas vestiduras, se empeña en mostrarme un rostro renovado cuando la miro. Mi Habana está poblada de entrañables amigos.

No sé cuántas veces he caminado esta ciudad y nunca me canso, es como un ritual. No sé cuántas veces he conjugado el asombro mirando sus ms aansiones, sus ampliavenidas, su extenso malecón, o amaneciendo frente al mar escuchando a los trovadores nocturnos que se acercan a la luna con mirada de nostalgia. Llegar a esta ciudad es conjugar fascinación con majestuosidad.

En esta visita voy acompañado de un grupo de amigos a quienes he llevado para disfrutar de sus rostros cuando contemplen y vivan la ciudad por primera vez.

Cada uno a su aire, doy unas sencillas explicaciones de cómo son las cosas, pongo un horario que luego se flexibiliza hasta extremos que nos obliga a buscarnos, y dadas las pautas, cada uno siguiendo sus apetitos se adentra a recorrer sus calles y disfrutar de las muchas sorpresas que esta ciudad les ofrece.

Yo voy a lo de siempre, camino el Vedado y descubro nuevas fachadas, visito a los acostumbrados amigos, recorro el extenso malecón hasta llegar al pabellón de los artesanos en el puerto, converso con todo aquel que se me cruza, miro al Cristo a la entrada de la bahía que aún no ha cerrado los brazos, si estoy cansado me subo a un triciclo y el conductor me llama Hemingway, o quizás me hace un comentario de mi gran parecido con el comandante. Alguno ha llegado a preguntarme si somos familia, me río.

Ahora estoy en La Plaza de Armas, frente a mí el Palacio de los Capitanes Generales, palmeras y ceibas me rodean y la estatua de Manuel de Céspedes, héroe cubano, me mira intrigado, me muevo entre libreros que me ofrecen desde una vieja colección de la revista Carteles hasta algunas monedas de la época de la dictadura de Batista.

–¿Quiere un buen Cohíba? –me ofrece un vendedor. Asere, se lo doy barato y tendrá la mejor fumada de su vida. Estos son los originales –insiste.

–No, gracias –y continúo dejando que el tiempo se deslice mientras, curioso, tomo en mis manos un libro de Lydia Cabrera titulado “El monte”.

–20 CUC [es la moneda cubana] y se lo lleva –me dice la vendedora que me ve interesado.

–Es el único que me queda –agrega–, y no creo que van a repetir la edición, mírelo bien que está nuevecito, lo tenía guardado para alguien inteligente como usted.

Sonrío y le digo que lo pensaré. No me cree y sigo mi camino.

–“Hey Ser” –me persigue un hombre casi de mi edad–. I have something for you. Inglés con intenso acento cubano.

–Soy dominicano –le digo para facilitarle las cosas.

–Tengo música –y me muestra Los Van Van, Silvio, Pablo, Polito–, lo que usted quiera se lo busco.

–No, gracias.

–¿Quiere Viagra?

–No, gracias.

–¿Cialis?

–No, gracias.

–Además de viejo, jodío –comenta mientras se aparta de mi lado detrás de otro cliente esperando mejor suerte.

La Habana, ya lo dije, es un poema que nunca termina… ¡Ay!

4 Responses to “La Habana es un poema”

  1. S.Tatis

    Sep 15th, 2014

    Espero que mi primera visita a este mágico lugar sea esplendida.

    De antemano felicitarle Sr. Freddy por ofrecernos tan fascinantes lecturas.

    Saludos!

  2. katherine

    Sep 17th, 2014

    No es la primera vez que me transporto a la Habana o a Madrid, suelo viajar mucho. No he visto avión tan eficiente como el de la imaginación, leer me hace transportar y hace creer que ya lo conozco. Linditas letras.

  3. Simon

    Sep 19th, 2014

    Sr. Freddy:
    Muy cerca de ese malecon esta la Cabaña y en ella el PAREDON donde el Che Guevara auspiciado por el TIRANO CASTRO fusilo mas cubanos que los españoles durante la Colonia.
    Simon

  4. Angel

    Sep 21st, 2014

    Don Freddy, sin dudas que un verdadero poema.
    Estuve hace unas semanas, por primera vez.
    Tras mi experiencia siento que visitar La Habana es presenciar el tiempo mismo, que decidió sentarse allí, -ya sea tomando café, mojito, daikiri o cubatas-, con la determinación de sorprendernos a todos…

    Gracias por el recuerdo que me provocaron sus líneas,
    Saludos,

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud