Mil estrellas

por el 23/11/14 at 12:00 am

freddy433_mil_estrellasJuan Carlos es traficante de ilusiones y alegrías. Descubrió la industria turística y supo de inmediato que ese era su camino y su profesión. Vino al país de vacaciones y entonces descubrió el paraíso.

–Es que usted no sabe lo que tienen en esta isla –me dice desde que, ron en mano, está en plena chercha. República Dominicana lo tiene todo –y aquí tuerce la boca en picardía–, hasta las mejores mujeres del mundo.

No lo contradigo. Juan descubrió la isla y la hizo suya y aprendió a venderla a los turistas, lleva años vendiendo la vieja ciudad colonial, los saltos de Damajagua, la excursión al Pico Duarte, las playas y la victoriana ciudad de Puerto Plata, los atractivos de Barahona, etc.

Samaná, Las Terrenas, playa Rincón, el Limón son sus lugares favoritos y todavía, cada vez que me ve, me comenta de algún lugar nuevo que necesita ser descubierto para deleite y disfrute de miles de turistas que pasan por sus manos y cuya mayor satisfacción es cuando le dicen en incorrecto español “inoulvidablo” y regresan.

Cuando Juan descubrió Saona me dijo que su paseo tenía un toque diferente a los demás.

–En mi tour los turistas no solo disfrutan de un hermosísimo paisaje, sino que cuando nos detenemos antes de llegar, encuentran caracoles y estrellas de mar, que muchos de ellos se llevan como recuerdo de su inmersión en el Caribe.

–¿Y por qué los otros no tienen la misma suerte? –le pregunté–. ¿Acaso no es la misma ruta y se detienen en el mismo lugar?

–Ahí está mi secreto –me dice. Yo sé dónde están las estrellas y dónde se esconden los más bellos caracoles.

–¡Qué raro que los demás no hayan descubierto tu secreto navegando todos por la misma ruta!

Una noche, cuando los rones habían alcanzado su esplendor, Juan Carlos quiso confesarme el secreto de sus viajes y sus estrellas.

–Freddy –me dijo casi susurrando–, el hombre busca ilusiones, el mundo que vivimos es cada día un mundo peor, lo estamos destruyendo poco a poco, los egoísmos, [cuando Juan bebe se pone filosófico y tierno], la locura por el dinero corrompe todo; si está en mis manos durante las vacaciones, vacaciones que les ayudan muchas veces a escapar de realidades muy duras, yo pongo todo mi empeño en regalarles lo mejor y, aunque no lo creas, en una estrella de mar puede encontrarse la posibilidad de volver a soñar.

–¿Entonces?

–Un día encontramos unas estrellas y fue tal la ilusión que decidí buscar más. Aquí tomó aire y otro trago, yo expectante a su revelación mantuve estricto silencio.

–Los chinos –me disparó.

–¿Los chinos?

–Sí, los chinos son responsables.

–¿Cómo así?

–Ellos lo fabrican todo y tan naturales.

Abro los ojos todavía sin entender

–Entré a internet y puse estrellas de mar y salieron varios fabricantes, pedí unas muestras y los chinos son los mejores. Pedí mis primeras cien estrellas de mar, luego doscientas y ya voy por mil cada tres meses.

–¿Y los caracoles?

Otro sorbo de ron…

–También de China.

Suelto una sola carcajada con movimiento de hombros e hipo.

–¿Tengo o no razón? Cada turista se va con su estrella y promete volver. Y deja que te cuente la última.

–¿Qué vas a hacer?

–Tengo una sirena alquilada para tres veces a la semana.

–¿Una sirena? –de verdad peco de ingenuo.

–Freddy, por Dios, luego que un turista pasa el día bajo el sol, cree que baila bachata, se bebe todo el ron… una sirenita completa su ilusión. Estamos en la era cibernética, el hombre cree todo, te lo juro… ya te avisaré.

8 Responses to “Mil estrellas”

  1. Olga Mendiola Lorenzo.

    Nov 23rd, 2014

    Cuanta profesionalidad y hermoso trabajo el de Juan Carlos López Popa para el turismo que llega a República Dominicana, y siempre regresa con ganas de descubrir lo nuevo de cada una de las excursiones creadas por él ,su trabajo es un orgullo para ese país!

  2. Peñita

    Nov 24th, 2014

    jajajajajjaja que bello , quiero ver la sirena tambien.

  3. sandra sosa

    Nov 24th, 2014

    jajajajaj wao!!! divina historia…

  4. katherine

    Nov 24th, 2014

    si existen, yo lo sabia!! aunque hay que llegar a tales circunstancias. linditas letras

  5. Johanny Michell Rosario

    Nov 26th, 2014

    jajajjajajjajaj que hermoso, nunca el hombre por mas adulto que sea deja de ser niño, si fuera asi no tendria sentido la vida, la ilucion y la ingenuidad nunca pasan.

  6. Teresa

    Nov 26th, 2014

    En este relato aplica el dicho El fin justifica los medios, si es para hacer feliz a alguien vale, vale esa mentirita

  7. jose selmo

    Nov 27th, 2014

    Que tipo mas original

  8. Iann

    Dic 11th, 2014

    Traficante de ilusiones. Un poco tramposo, pero muy válido.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud