Blanca y Axel

por el 14/06/15 at 12:00 am

 

freddy459_blanca_axelBlanca es el nombre de mi sobrina que vive en Miami. Es dentista, bella y gordita. Blanca tiene el don de preocuparse por los demás, soluciona problemas, hace suyos por amor aquellos que considera importantes. Blanca tiene un hijo y un marido, ¿acaso se necesita más?

Vino de vacaciones con 14xel, así se llama su hijo de 5 años, y no porque sea mi sobrino nieto, pero es una estrella, baila como un trompo y además es muy cariñoso. Habla mitad inglés, mitad español y algunas veces los mezcla.

Blanca es una mamá cien por ciento. Educar a su hijo es tarea de 24 horas y de todo lo que sucede a su alrededor trata de sacar una lección para el crecimiento de su heredero.

Ella le habla como si fuera un adulto y todo se lo razona y se lo explica cuando entiende que debe hacerlo y así hacer que el niño aprenda de su cotidianidad a vivir.

El otro día fueron a comer a un restaurante y se sentaron en una mesita los dos. Blanca aprovecha todo para hablar con Axel.

En la mesa de al lado una señora se quejaba de que había pedido la salsa de tomate y no le hacían caso; en la otra mesa, una niña de más o menos la edad de su hijo estaba inquieta y llorando, y en la que estaba a su espalda ella oyó a la señora decirle al marido que tenía mucho frío.

–Axel, ¿qué te parece si ayudamos a estas personas a ser más felices, te gustaría?

El niño, con mirada de ángel, le afirmó moviendo la cabeza.

–¿Te gustaría jugar a ayudarlos?

–Yes.

–Mira lo que vamos a hacer, llévale a la señora que no tiene salsa de tomate esta que está en nuestra mesa. El niño, con una sonrisa que conquistaba al más difícil, llegó a la mesa y en su spanglish le ofreció el frasco.

Grande fue la alegría de quien lo recibió que hasta le revolvió el pelo con la mano de agradecimiento mientras le decía a su marido, ¿verdad que es lindo?

–¿Y ahora?

Ahora vamos a tranquilizar a la niña y tú le vas a prestar ese juguetico que tienes en la mano, le dices que lo quieres compartir y que se lo prestas.

Dicho y hecho. La niña se calmó de inmediato y los padres agradecieron a Blanca el gesto.

Axel estaba emocionado.

–¿Ves qué fácil es hacer que la gente cambie de actitud? Ahora préstale mi chal a la señora que tiene frío y le dices que yo se lo mando.

El mensajero, con la pieza de tela, se encaminó a la mesa y le entregó el chal señalando a su mamá para que supieran de dónde venía el préstamo y regresó a la mesa sonriente y feliz.

–Axel, hemos logrado que esas tres personas que están en esas mesas cambiaran de actitud y sean felices, ¿ves qué fácil es ayudar a la gente? Si siempre haces eso y tratas de hacer felices a quienes te rodean, tú serás feliz.

Axel estaba encantado con el juego y había aprendido la lección.

Cuando Blanca pidió la cuenta, le dijeron que estaba paga y nunca supo cuál de las tres lo había hecho.

 

3 Responses to “Blanca y Axel”

  1. sandra sosa

    Jun 15th, 2015

    wao, que gran leccion!!! ojalá todos pensaramos como esa señora…

  2. Kiki

    Jun 18th, 2015

    Una señora muy inteligente en verdad. Educa a su hijo con la practica, no solo de palabra como la mayoria de nosotros los padres. Que lindo articulo, como siempre!

  3. MANUELA

    Jun 25th, 2015

    WAO QUE LINDA LECCION, OJALA CUANDO SE NOS DE LA OPORTUNIDAD DE AYUDAR LO HAGAMOS, ASI COMO ELLA Y SU HIJO.

    BENDICIONES DON FREDDY!

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud